Monasterio de Rueda

Historia

Agua y tierra, frondosos bosques y silencio… son los elementos que los monjes de hábito blanco buscan a la hora de fundar un monasterio. El Real Monasterio de Nuestra Señora de Rueda se asienta en la vereda del río Ebro, a medio camino de las nobles villas de Sástago y Escatrón. El monarca Alfonso II, en 1182, otorga la villa y el castillo de este último enclave al Císter, de forma que los monjes pronto comienzan la construcción del monasterio, siendo el año 1202 el inicio oficial de las obras y la consagración del templo en el año 1238; obras que se alargan hasta el s XIV, cuando se concluye la fábrica medieval del conjunto y se eleva su esbelta torre mudéjar. Un enclave ideal para el monje cisterciense y su búsqueda de la renovatio del espíritu, según dicta la Regla de San Benito, y de una revitalización de su esencia; esto es, de la humildad y la pureza mediante el Ora et labora, el trabajo y la oración, de su vida cotidiana. La orden del Císter basa su vida en la oración, el cultivo de la tierra y el agua que irriga los fértiles campos, y Rueda no es la excepción: su único complejo norial, junto con el acueducto y los canales que hace siglos llenaron con el arrullo del agua la cotidiana vitae de los monjes, vuelven a acompañarnos en nuestros días.

En cuanto a su arquitectura, el Monasterio de Rueda mantiene esta condición cisterciense de arquitectura humilde, alejada de la ostentación de Cluny. El conjunto presenta la planta típica del Císter debido a que la edificación fue realizada por los propios monjes, siendo de hecho los abades del mismo los arquitectos encargados de las obras. Un gran acierto en esta obra fue que las ampliaciones sucesivas de los ss XVII y XVIII se extendieron alrededor del monasterio, dejando intacto el primitivo núcleo medieval, al tiempo que las celdas de los monjes, la espectacular galería herreriana y el palacio abacial dieron forma a la Plaza de San Pedro, conformando la monumental entrada actual. En 1836, con la Desamortización de Mendizábal el periplo religioso del conjunto culmina para ser reconvertido en un inmueble con funciones agrícolas y ganaderas. Finalmente, en 1998 la titularidad del mismo se traspasa a la Diputación General de Aragón siendo el año 2003 clave para su restauración. Hoy, el Monasterio de Nuestra Señora de Rueda se muestra en todo su esplendor para ser redescubierto a través de un viaje a su glorioso pasado. Más información

Horarios y tarifas de visitas guiadas al Monasterio

De 15 de junio a 15 de septiembre De Lunes a Jueves: 11:00 h – 13:00 h 17:00 h – 19:00 h
Viernes, sábado, domingo y festivos: 11:00 h – 12:00 h – 13:00 h 18:00 h – 19:00 h
De 16 de septiembre a 31 de diciembre Viernes, sábado, domingo y festivos: 11:00 h – 12:00 h – 13:00 h 16:00 h – 17:00 h

TARIFA: 5€ (menores de 6 años gratis)
La duración de la visita es de 90 min. aprox.
Aforo limitado a 50 personas.
Las plazas no reservadas se venderán hasta completar el aforo.
La puerta se abre para venta de tickets 10 minutos antes de la visita.
Contacto reservas (lunes a viernes 9h a 15h): 974 35 51 19 o visitasrueda@aragon.es